Primera fachada en el mundo que genera el 100% de la energía demandada por el inmueble

Como nace el proyecto

Ubicado en la Calle 93 #18-81, Oficinas de Globalem SAS, es el primer edificio en generar el 100% de su consumo energético a partir de sus fachadas.

El edificio, donde está ubicado el proyecto, fue construido en 1995. Dado el alto desarrollo en la Zona cerca al Parque de la 93, el edificio se estaba convirtiendo en uno de los más desactualizados de la Zona y además, la fachada presentaba problemas de humedad. Dado a lo anterior, se toma la decisión de evaluar una sobre fachada para modernizar el inmueble. Después de revisar diferentes propuestas tradicionales que contaban con materiales como Alucobond, HPL, y ventaneria, se llegó a una sorpresiva conclusión; el costo inicial por metro cuadrado entre una fachada convencional y una solar era muy similar. Adicionalmente, con la fachada solar vería un retorno financiero directo reflejado en la disminución de costo de energía de edificio. Aún más, se disminuiría el impacto ambiental del edificio a 0 toneladas de carbón, y reducirían los costos de mantenimiento. Es decir, la fachada se convertiría en un activo rentable para la empresa y generaría ingresos por 25 años.

Desarrollo del Proyecto

Simulaciones Energéticas

Con el acompañamiento de la empresa Globalem SAS, empiezan a simular el sistema fotovoltaico para determinar su eficiencia final contemplando las pérdidas por sombra, cableado, mismatch entre modelos, conversión de energía DC a AC, temperatura, suciedad, entre otros. Para esta simulación, Globalem utilizó Helioscope y PV Syst, software altamente reconocido en la industria. Se contemplaron todas las edificaciones aledañas existentes y futuras para calcular las pérdidas de energía del sistema.

Con los datos geo-referenciados del edificio, las sombras de las construcciones, y tomando en cuenta los ángulos del sol en todas las épocas del año, distribuyeron el cableado de tal manera que maximizará la generación energética.

La gráfica anterior, en watts, demuestra cómo se compensa el 100% del consumo del edificio. Los excedentes de energía durante horas diurnas compensan las necesidades del consumo nocturno, el cual seguimos tomando de la red local.

Aunque los paneles solares verticales reciben menos radiación solar que la cubierta (aproximadamente el 50% — 656 kWh/kWp vs 1294 kWh/kWp), y se ven más afectados por el aglutinamiento del diseño urbano, las fachadas ofrecen mayores áreas de exposición; en un edificio como Richmond con 6 pisos en altura, el área de las fachadas es aproximadamente 4 veces el área del techo.


LOS NÚMEROS

A continuación entregamos un análisis financiero sobre las distintas fachadas.

El costo del sistema solar es el más elevado antes de los beneficios tributarios otorgados por la ley 1715. Una vez se aplica el beneficio, vemos que el sistema solar tiene un costo inicial menor que la Ventaneria y HPL. El Alucobond es la solución mas económica inicialmente, pero cuando aplicamos los ingresos del sistema solar por la generación eléctrica y por ende disminución en la factura eléctrica, vemos que al segundo año, el sistema solar es más rentable que el Alucobond, y para el sexto año, vemos una recuperación completa de la inversión, algo que no ocurre con el resto de los materiales. En otras palabras, las otras fachadas son un activo o gasto improductivo mientras la fachada solar es un activo altamente rentable. De hecho cuando traemos la inversión a Valor Presente Neto, incluyendo mantenimiento y reemplazo de accesorios durante los 25 años de su funcionamiento, vemos un flujo positivo de $1,145,976 pesos por metro cuadrado.

Adicionalmente, vemos que la disminución de carga térmica del edificio es mayor con los paneles solares dado a su alta disipación térmica y distancia mínima requerida de la fachada. Esto conlleva a ahorros adicionales en sistemas de acondicionamiento de aire, especialmente en la costa Atlántica.

Por último, al tener un activo rentable en el edificio, el valor por el cual se puede vender el activo es mayor. Con otras fachadas, estamos incurriendo en una inversión sin retorno financiero, en cambio, con el sistema solar, estamos invirtiendo en un sistema altamente rentable y ambientalmente sostenible.

Conclusión.

Dado a la mejora en precios y tecnología en los sistemas solares, las fachadas fotovoltaicas ofrecen una opción altamente atractiva tanto para los financieros, desarrolladores, arquitectos, empresas comprometidas con el medio ambiente y otros involucrados en la construcción de inmuebles.

La protección del medio ambiente es una inversión rentable, atractiva, estética, e innovadora. Invitamos a todos a evaluar este tipo de soluciones para fachadas en proyectos nuevos y proyectos de remodelación.