Cuando se cuenta con un sitio para instalar un sistema solar fotovoltaico y se tienen instrucciones básicas, todos los componentes, planos y/o esquemas, la instalación de estos paneles solares debe cumplir con los objetivos de: especificar, adaptar, implementar, configurar, instalar, inspeccionar y mantener cualquier tipo de sistema fotovoltaico, incluyendo sistemas de conexión a red y autónomos, con o sin baterías.

Esta instalación debe satisfacer las necesidades de rendimiento y confiabilidad de los clientes y debe cumplir con todos los códigos aplicables, estándares y requisitos de seguridad. Todos estos objetivos se pueden alcanzar rápidamente y de una manera sencilla el instalador es el adecuado y tiene entrenamiento. Casi cualquier techo bien construido de edificios o casas ya cuenta con los requerimientos para albergar y soportar la instalación de paneles solares.

Para llevar a cabo la instalación de estos dispositivos, generalmente se hace por grupos para aprovechar la mayor superficie disponible, éstos pueden pesar entre 12 y 15 kg por metro cuadrado, adicionalmente los elementos de montaje pueden sumar unos 2-3kg por metro cuadrado, lo que lo hace un sistema muy liviano.

Debido a su bajo peso, la instalación de paneles solares se puede hacer en el suelo, techos, paredes, columnas y plafones; se debe revisar la resistencia y rigidez de la estructura y si el diseño se hace sobre planos (antes de construir) se pueden hacer mayores ahorros en costos y materiales al incluir el montaje dentro de las estructuras. Por motivos de seguridad y mantenimiento es indispensable que una buena instalación para los paneles solares, tenga excelente accesibilidad y que en zonas de viento se tengan precauciones para asegurarlos.

La instalación para este tipo de sistemas fotovoltaicos tiene muchas opciones de montaje y sujeción que se ajustan al tipo de estructura sobre la que se desean ubicar. Es así como para techos inclinados se puede sobreponer de forma directa, en planchas de concreto se pueden instalar caballetes y en algunos techos con limitaciones estructurales se pueden instalar caballetes apoyados sobre las columnas.

El montaje debe estar fijado a la estructura de soporte. Existen también muchas alternativas de sujeción dependiendo del material (madera, concreto, zinc, lámina, entre otros) y de las condiciones. Se suelen usar tornillos auto enroscantes sobre techos de madera, pernos de sujeción y de bloqueo en vigas estructurales, postes metálicos en concreto y suelo compactado, y si se desea evitar hacer perforaciones se colocan lastres a los caballetes que impiden su desplazamiento.

Los métodos de instalación de paneles solares son rápidos, de baja complejidad y no afectan considerablemente las estructuras de las edificaciones donde deben ser instalados. Para cada estructura de soporte suele haber más de un método de sujeción aplicable de acuerdo a los requerimientos del cliente y esto permite poner en línea el sistema y empezar a disfrutar de los beneficios en poco tiempo.

Los sistemas fotovoltaicos cuentan con distintos tipos de equipos y materiales eléctricos, mecánicos y civiles que requieren procedimientos específicos durante la instalación. Los profesionales en instalación de estos sistemas cuentan con los conocimientos y experiencia para integrar estos distintos subsistemas y combinarlos para cumplir con los requerimientos del cliente con la mayor eficiencia de seguridad, espacio y generación. En particular el procedimiento de instalación de paneles requiere seguir el siguiente flujo:

  • Desempacar los Paneles/Módulos Solares.

Durante el desempaque de los módulos es importante verificar que el panel concuerde con el diseño de ingeniería. Se recomienda que todos los paneles de un mismo sistema coincidan en la referencia, marca, dimensiones y potencia, para asegurar que las corrientes y los voltajes generados por el sistema sean uniformes.

Diferentes tipos de paneles pueden poner en riesgo la vida útil de todo el sistema, puede disparar sobrecargas, sobretensión y sobrecorriente que afectan de manera irremediable todo el sistema. De igual forma se deben revisar los paneles por daños físicos visibles como grietas en el vidrio, piezas desajustadas o impactadas y cambios de color considerables de las celdas del panel son evidencias de un panel que no funcionará correctamente y será un riesgo de seguridad.

  • Montar los paneles.

En este paso se ubican los paneles sobre la estructura de sujeción ya instalada previamente.

  • Realizar el Cableado de seguridad.

Hay dos tipos de cableado, el cable solar que conecta los arreglos de paneles y el cable DC que conecta los arreglos a los inversores y el resto del sistema fotovoltaico.

  • Inspección del panel en busca de daños físicos.

Una vez instalado en el lugar deseado, los paneles deben ser revisados visualmente una vez más para asegurar que durante la instalación no se generaron daños. Este procedimiento es prácticamente constante y no se debe dejar de hacer cada vez que se ajusta o se mueve un panel. Incluso a pesar de una revisión detallada, algunos daños no se pueden detectar sino con pruebas eléctricas.

  • Asegurar módulos a la estructura.

Una vez hechas las conexiones y el cableado de los módulos se aseguran los paneles por medio del método de sujeción apropiado seleccionado por el profesional en instalación de sistemas fotovoltaicos. Como se mencionó antes, para cada tipo de estructura hay distintos métodos de sujeción, incluso algunos que no requieren tornillos, sólo requieren lastres.

  • Confirmar aterrizado de los paneles.

Debido a que el riesgo eléctrico de los sistemas fotovoltaicos es constante, se requiere el correcto aterrizado de los elementos para evitar que la electricidad circule en conductores diferentes a los cables. Para esto los instaladores profesionales aseguran que los módulos solares sean correctamente conectados, que se pongan en contacto materiales compatibles y que se tomen las medidas de protección en contra de la corrosión.

  • Alinear los módulos estéticamente.

Debido a que los planos de instalación no siempre refrendan la presencia de obstáculos o el aspecto final del arreglo, se deja a discreción del instalador alinear los módulos a su criterio. Lo importante en esta toma de decisiones es no afectar las distancias y vías de acceso que por normatividad se exigen en las áreas donde se instalan los paneles y el cableado.

  • Probar los paneles.

Este paso solo requiere verificar el Voltaje y la corriente de Salida de los paneles y el arreglo con un multímetro. Debe ser el diseñado y estar dentro de los rangos permitidos. Este paso es crítico, que

Durante la instalación de paneles solares se siguen pasos sencillos y rápidos, pero errores de inspección y de maniobras pueden afectar todo el sistema y causar riesgos de seguridad a las personas. Por eso se requiere del conocimiento y la experiencia de especialistas para asegurar que la integración de los paneles al sistema sea perfecta y sin inconvenientes.